Primeros días en la Tierra: Auckland, Jet Lag y frío

Queridos terrícolas, estamos vivos. Llegamos a nuestro primer destino en la Tierra un martes lluvioso. Sí, lo sabemos, debíamos llegar el lunes, pero el mal tiempo hizo que perdiéramos el avión de Singapur a Auckland así que tuvimos que esperar 10 horas más a que saliera el siguiente avión. Aún así, la espera no fue tan dura ya que la compañía aérea nos obsequió con una habitación de hotel en el Crowne Plaza, un hotelaco situado en el mismo aeropuerto de Singapur, para que pudiéramos descansar, además de un desayuno y una comida en buffet libre. Así que descansamos un poco, degustamos nuestra primera comida terrícola, y nos dirigimos de nuevo al aeropuerto a embarcar.

Nuestro hotelito por unas horas

Pero el destino nos tenía preparada otra sorpresa, y casi estuvimos a punto de no poder volar a Nueva Zelanda, ya que el amable chico del mostrador no quería darnos las tarjetas de embarque si no le enseñábamos antes un billete de salida del país. No sabíamos de qué nos estaba hablando, ya que nos habíamos informado previamente y no era obligatorio presentarlo, pero recientemente habían cambiado las normas del juego, así que “no tickets, no flight”. Así que ya nos ves buscando vuelos baratos a cualquier lugar que no solicitaran visa para entrar ya que, si no, el amable chico del mostrador nos exigía tener la visa. ¡Cómo se complican estos terrícolas! Por fin, encontramos un vuelo para fin de año hacia las Fiyi y ¡pudimos coger nuestro preciado vuelo a Auckland!

Al llegar al destino, una pareja de jubilados catalanes que habíamos conocido en nuestro periplo en Singapur, se ofreció amablemente a llevarnos a nuestro hotel, ya que estaba lloviendo, hacía frío (pero no era primavera aquí??), y ellos habían alquilado un coche. Además, nos ahorrábamos 18NZD del Skybus (el autobús que te lleva a la ciudad). Después de perdernos varias veces, “rozar” un coche que estaba aparcado, y casi tener un accidente en la autopista por cambiarse de carril sin mirar -bueno, mirando hacia la dirección que no debía, ya que recordad que aquí se conduce por la izquierda- llegamos a nuestro hostel, El Station Backpacker. No vale la pena ni poner el enlace, no vayáis. No estaba sucio, pero era muy viejo y destartalado. Eso sí, barato. Un día duramos en el hostel, un día que nos pasamos tirados descansando y recuperándonos del jet lag. ¡Madre mía que cansancio!

Nos hemos cambiado dos veces de hostel. Ahora estamos en el Bamber House, una cogedora casa de estilo victoriano a tocar del Mount Eden, un volcán-parque. Aquí se ve que hay muchos. Mirad qué chulo!

Esta es nuestra casita victoriana

 

Y esta nuestra habitación

Durante esta primera semana, nos hemos dedicado a buscar furgoneta de compra, por Facebook, Internet, en concesionarios (o dealers), y en ferias y finalmente en una de estas ferias ¡ayer la encontramos!

Encontramos nuestra campervan en una feria cómo ésta

No fue fácil, hay que decirlo, ya que la mayoría de las campervans que hay por aquí son una caca y están petadas. Además hay que ir con cuidado, ya que aquí hay mucho piratilla que te quiere embaucar con “está rebueeeeeena” …. ¡En cuanto tengamos fotos de la campervan las colgamos! Bueno, y ahora esperando los días que quedan para bajar al sur. ¡Seguiremos informando!

1 comentario en “Primeros días en la Tierra: Auckland, Jet Lag y frío

No te cortes y comenta!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.